viernes, 15 de abril de 2011

28

Siempre estamos igual. Me voy, entonces vienes tú, me dices dos tonterías, yo caigo y vuelta a empezar. Y al final siempre pasa lo mismo, yo termino echa añicos. Siempre es la misma historia, y te juro que no consigo comprenderlo. No entiendo como puedo caer una y otra vez sabiendo como vamos a terminar, por qué tengo tan poca fuerza de voluntad. Lo que sí sé, es que esto terminará cuando me dejes tranquila y de momento, no estás por la labor.

6 comentarios:

  1. desgraciadamente asi es la realidad..
    cuando mas añores menos encuentras, y cuando no quieres ver siempre esta ahi..

    que estes bien, besos! :)

    ResponderEliminar
  2. Hola... visitandote, interesante blog el q tienes, si m lo permitis, m quedo por aqui... del post... no se q decir... tambien espero q alguien deje en paz mi vida...pero no lo consigue... ni consigo sacarle tampoco.. tanta verdad en tus lineas... u.u


    en fin, Saludos!

    ResponderEliminar
  3. somos capaces de caer una y otra vez... aunque nos dejen echas añicos... ese momento no lo puede robar nadie
    :)

    ResponderEliminar
  4. Qué pena.. pero es verdad. Me ha pasado muchas veces.. bueno demasiadas quizás haha

    ResponderEliminar
  5. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Un placer encontrarte.

    Respecto al post... quizás hay algo que siempre nos atrae en el hecho de caer o quizás to la culpa la tiene Esperanza...

    ResponderEliminar