viernes, 18 de marzo de 2011

26

Ya no sé lo que siento por ti. Lo que sí sé es que te echo muchísimo de menos. Que tengo unas ganas infinitas de verte y de robarte uno de esos besos que me hacían tocar el cielo. Pero luego me topo con mi orgullo y pienso lo estúpida que soy por pensar el 97% del día en ti sabiendo que yo ni me paso por tu cabeza. Y luego nos cruzamos por la noche en cualquier bar, vienes a saludarme y yo te digo que tengo prisa.

(Cosas del amor)

2 comentarios:

  1. Piensa que la actitud de indiferente puede ser cosa de dos. Que realmente él piense en ti y que crea que huyes de él. Es difícil lanzarse, pero es necesario implicarse si se quiere. Claro que hay que tener claro lo que se siente, lo que se quiere y lo que nos duele.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Eso suele pasar, por el miedo a no ser correspondidos o simplemente por el momento no saber que hacer.
    Actua con normalidad y ya veras que todo sale bien pero tampoco le huyas porque se puede pensar que pasas de el! :D Un beso!

    ResponderEliminar